Noticias en español

Cuatro Generaciones asistieron a la Ceremonia de entrega de premios en Beit Hatfutsot, a los ganadores de “Mi Historia Familiar”

Cientos de estudiantes y sus familiares de Israel y de todo el mundo, llegaron al Beit Hatfutsot para participar en el evento de clausura de “Mi Historia Familiar”. Este singular programa educacional, de un año de duración, que se lleva a cabo ya hace 19 años, es uno de los más innovadores y emblemáticos programas del Beit Hatfutot. El programa culmina con el Concurso Manuel Hirsch Grosskopf en el Beit Hatfutsot, coordinado por la Escuela Internacional de  Estudios del Pueblo Judío (ISJPS, sus siglas en inglés).

Entre los presentes, se contaban distinguidos invitados y miembros del cuerpo docente, así como representantes del cuerpo diplomático, quienes entregaron los premios a los alumnos de los diversos países. La ceremonia estuvo muy bien organizada, e incluyó no sólo una breve performance de los Niños Tararam, sino también un video del Presidente Peres compartiendo su propia “Historia Familiar”, enfatizando la importancia del Beit Hatfutsot y su trascendental papel en la educación y en la preservación de la historia del Pueblo Judío.

Durante el transcurso del evento, eran muy evidentes el entusiasmo y la emoción de los alumnos; no sólo eran los finalistas del concurso, sino que también sus trabajos se mostrarán en una exposición oficial que será desplegada en el Beit Hatfutsot. No sólo los alumnos estaban emocionados, sino también sus padres, muchos de los cuales participaron en la investigación  de las raíces familiares a lo largo del proyecto, y que daban vuelta por el salón con mucho orgullo, explicando a los invitados el duro trabajo y los grandes esfuerzos invertidos por sus hijos en la ejecución del proyecto. Una de las alumnas, Talia Byrnes, de Los Ángeles, estaba acompañada por sus padres y su bisabuela de 107 años de edad, radicada en Hadera, la cual hizo aliá a Israel proveniente del Yemen, en la década de 1950. El proyecto de Talia ganó el tercer premio entre las obras presentadas por los alumnos en los EEUU. Observando las cuatro generaciones, sonriendo con orgullo, era una clara indicación de la importancia de este proyecto de investigación de la propia historia personal.

“Cada persona es el creador de una historia especial de vida. Cada familia es una colección de historias que atraviesan varios continentes, países y períodos. El Pueblo Judío engloba las historias de las personas, de las familias y de las comunidades que, en conjunto, integran un  vibrante, rico y diverso tejido de la historia judía a través de las generaciones”, dijo Talia Avnón-Benveniste, la Directora de la Escuela Internacional de Estudios del Pueblo Judío del Beit Hatfutsot. “Mi Historia Familiar” le permite a cada alumno apreciar el valor inmanente de su propia familia, presentarlo a sus respectivas comunidades y le ofrece la posibilidad de participar en un concurso internacional a través del cual las historias son exhibidas como si fueran piezas de museo.

Mi Historia Familiar, una iniciativa educativa de largo alcance, es uno de los programas emblemáticos más innovadores del Beit Hatfutzot. A través de un plan de estudios de un año de duración, los participantes, jóvenes de Israel y de las comunidades judías esparcidas por el mundo, se embarcan en un proyecto de acervo judío divertido, significativo, personal y multi generacional a la vez y de alcance internacional. A través de una investigación rigurosa, inspiradora y creativa, los estudiantes producen una pieza de arte final, que ilustra la investigación personal de sus raíces familiares y la conexión  con la amplia historia del Pueblo Judío.

Este año, 82 instituciones y más de 13.000 alumnos de más de una docena de países, han participado en el programa Mi Historia Familiar. Se seleccionaron 168 trabajos de todo el mundo, los cuales fueron remitidos al Concurso Internacional en memoria de Manuel Hirsch Grosskopf, el punto culminante del programa. Participaron 40 escuelas israelíes, junto con escuelas de diversas comunidades judías de todo el mundo, incluyendo Argentina, Australia, Canadá, Costa Rica, EEUU, España, Francia, Alemania, Grecia, Israel, México y Venezuela. Este año, por primera vez, algunas escuelas de la ex Unión Soviética, incluyendo Rusia y Ucrania, participaron en el proyecto con gran entusiasmo e, incluso, algunos trabajos participaron del Concurso Internacional.

Kuky y Sergio Grosskopf, los principales patrocinadores del programa, estuvieron presentes en el evento y, conjuntamente con la Presidenta de la Junta del Beit Hatfutsot, Irina Nevzlin-Kogan y con el Director General, Dan Tadmor, así como con miembros del Cuerpo Diplomático, entregaron los premios a los 42 ganadores de este año, seleccionados entre los 168 trabajos presentados.