News

All News

Restos del órgano de una sinagoga – en el MIM

19.02.2014

Los restos de un órgano de tubos, hallados en 1950 por Hans Hirschberg, z”l, en las ruinas de la Nueva Sinagoga en la Oranienburger Strasse, Berlín, están ahora en exposición en el Museo de Instrumentos Musicales (MIM), en Phoenix, Arizona, EEUU. La colección completa de Hans Hirschberg fue donada al Beit Hatfutsot en 2003, por su hermana, la Sra. Lilli Fliess, en su memoria.


El Museo de Instrumento Musicales (MIM), que fue establecido en 2010, en el más grande en su género en el mundo, y abarca una amplia colección de instrumentos musicales provenientes de unos doscientos países y territorios en el mundo.


Los dos restos de la colección de Hans Hirschberg, son parte de una amplia exposición dedicada a la música judía en Europa, entre los años 1939 a 1945. El aniquilamiento del Pueblo Judío durante el Holocausto y, en particular, el impacto devastador que el Holocausto tuvo en la música y músicos judíos en Europa, se ve enfatizada por el número de instrumentos musicales desplegados en la galería europea del museo. Los instrumentos, que pertenecían a músicos judíos perseguidos por los nazis, ayudan a entender el terrible sufrimiento y la inconmensurable pérdida que aconteció durante aquella trágica época. El pequeño tamaño de las dos piezas remanentes del órgano de la sinagoga, especialmente cuando se lo compara con la vasta dimensión de lo que fue la mayor sinagoga de Europa, ayuda a transmitir de una manera simbólica la magnitud de la catástrofe.

 

 

Música judía, 1939 – 1945. Museo de Instrumentos Musicales (MIM). Fotografía: MIM

 

Restos de un órgano hallados en 1950, en las ruinas de la Sinagoga en la Oranienburger Strasse, Berlín. Colección Hans Hirschberg, Centro de Documentación Visual, Beit Hatfutsot
Fotografía: Yaakov Brill 

   

Los restos del órgano de la Sinagoga en la Oranienburger Strasse, exhibidas en el Museo de Instrumentos Musicales (MIM). Fotografía: MIM