G2G – Comenzando


Este proyecto, que involucra a jóvenes alumnos y personas de la tercera edad, brinda la oportunidad de establecer el nexo entre la escuela y la comunidad, a fin de crear encuentros entre diferentes generaciones, con sus habilidades y puntos fuertes, focalizándose en la identidad judía. El rol del educador es el de crear un escenario propicio para el encuentro intergeneracional, ya sea en una escuela diurna, en una escuela hebrea, en un centro comunitario o en una sinagoga. Esta atmósfera crea un ambiente positivo y estimulante, que brinda un marco adecuado, tanto a las necesidades de los participantes como a los objetivos del programa que deben alcanzarse de una manera agradable. Cada faja etaria comparte sus puntos fuertes y ambas partes se benefician mutuamente. Todos tratan de compartir y recibir.

Adaptabilidad El programa es fácilmente adaptable a las diferentes edades y procedencias de los participantes. El número de sesiones, los temas y actividades que realizan conjuntamente los alumnos y las personas de la tercera edad, se pueden adaptar de acuerdo a los recursos y al calendario de cada escuela.

El modelo básico: Los participantes jóvenes y adultos se reúnen regularmente durante el desarrollo del programa. Cada alumno se empareja con un adulto a lo largo del mismo, fomentando la conexión personal y estrechando vínculos.

En cada reunión, el contenido y el diálogo de cada conversación se centran en la historia y capítulos de su vida que la persona mayor desea compartir. El alumno introduce al adulto en los misterios de la tecnología, relacionándolos con su historia personal (búsqueda en la Internet, mapas, imágenes, videos, etc.). Juntos, documentan los episodios de la vida del adulto, que luego serán incluidos en la Colección de Historias en línea del Beit Hatfutsot – el Museo del Pueblo Judío.

¿Cuál es la edad apropiada de los alumnos? A partir del quinto grado.

¿Quiénes son las personas mayores? Cualquier miembro de la tercera edad. Pueden ser: abuelos de los alumnos; miembros de la sinagoga o de centros comunitarios o participantes en programas para gente de la tercera edad.

¿Cuál es el plazo? Muy flexible. Recomendamos 8 encuentros, pero el programa se puede adaptar a cualquier esquema escolar. Establezcan contactos con nosotros para mayores detalles.

¿Qué más se necesita? El equipamiento incluye computadoras, portátiles o tabletas. Lo ideal es uno por pareja.

¿Se puede relacionar el programa con otros temas en la clase? Indudablemente. Otros temas que se imparten en las escuelas paralelamente a los encuentros, como las festividades, identidad judía, próceres, toma de decisiones y los lazos familiares – pueden ser incluidos junto a las conversaciones y las historias documentadas por las dos generaciones.